La ruta semi vacía como mi vida sin vos.
Quién hubiera imaginado que llegaría el momento, ese maldito momento de mirar para un costado y no verte en mis mañanas ni sonreír con tu voz. 
No sigo más, no tengo resto. Soy solo esto, barro no más.
No tengo nada, no lo merezco. Vos no me tengas piedad.
¿Será sólo mi torpeza o será mi forma de andar?. No pude seguir tus pasos, me fui cayendo a pedazos. Sólo quedaron retazos y no los pude juntar.
Si no estás en mis mañanas, si no me río con vos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada